Responsive image

 


Moscú.

El primer ministro húngaro mostró ayer en Moscú que tiene un vínculo fluido con el presidente ruso en una reunión en la que abordaron el tema del gas y la vacuna anticovid, una visita criticada por la oposición húngara a raíz de las tensiones por Ucrania.

Viktor Orban, en el poder en Hungría desde 2010, ha forjado una relación amistosa con Vladimir Putin, a pesar de las crisis sucesivas.

Al inicio del encuentro Orban vaticinó que ambos líderes van a permanecer mucho tiempo más en el poder, según una traducción en ruso de sus declaraciones trasmitida por televisión.

El líder húngaro se enfrenta a unas reñidas legislativas en abril, en las que una alianza de la oposición hace peligrar su continuidad en el poder.

Sus rivales políticos criticaron el momento de la visita, en medio de las crecientes tensiones entre Rusia y los países occidentales a raíz de la situación en Ucrania -vecina de Hungría- que, según Estados Unidos, Moscú puede invadir.

"Francamente no proyecto irme.

En abril va a haber elecciones, voy a presentarme y voy a ganar.

Creo que vamos a seguir colaborando durante largos años", dijo Orban en el Kremlin sentado en una larga mesa a varios metros de Putin.

El presidente ruso recibe a contados dignatarios extranjeros por la crisis sanitaria del covid.

Hungría fue el primer país europeo que utilizó la vacuna rusa anticovid, la Sputnik, pese a que esta no ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Además Orban, tiene sus propios diferendos con Kiev sobre la cuestión de la minoría húngara de Ucrania y parece reacio a un eventual envío de soldados de la OTAN a su territorio, en respuesta a las tensiones.Nueva llamada Estados Unidos admitió ayer que no logró asegurar el compromiso de Rusia con una inminente desescalada en la frontera con Ucrania, pero los jefes de la diplomacia de las dos potencias rivales parecen querer continuar con su diálogo.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, volvieron a hablar por teléfono para tratar de desactivar esta crisis de alto riesgo que amenaza con degenerar en una guerra en Europa.

Blinken "instó a la desescalada rusa inmediata y la retirada de tropas y equipos de las fronteras de Ucrania", dijo el portavoz del Departamento de Estado.

También "instó a seguir un camino diplomático".

Pero un alto funcionario estadounidense dijo a periodistas que Lavrov no dio "ningún indicio" de "un cambio en los próximos días" en la frontera ucraniana, donde Occidente acusa a Moscú de haber concentrado más de 100,000 soldados con miras a una posible invasión al país vecino.

"Seguimos escuchando esas garantías de que Rusia no planea invadir, pero ciertamente cada acción que vemos dice lo contrario", dijo el responsable bajo condición de anonimato.

Rusia niega cualquier intención bélica, pero condiciona cualquier desescalada a garantías para su seguridad, en particular que Ucrania nunca será miembro de la OTAN y que la Alianza Atlántica retirará sus fuerzas a sus posiciones de 1997.

Archivado en: OTAN Covid-19 Rusia Vladimir Putin Ucrania Hungría geopolítica

Gestor de Contenido: www.eleconomista.com.mx





...
CONTÁCTANOS
...
  • ...
    Dirección:
    Monte Grande 109 Surco, Lima - Perú
  • ...
    Teléfono:
    (511) 480-1023

. © Escuela en Gestión de Energía y Petróleo - 2019 Todos los derechos reservados
.